sábado, 20 de febrero de 2010

Oscar Niemeyer quiere inaugurar su museo en Aviles



El arquitecto brasileño anuncia su deseo de venir a la inauguración del centro de la ría
El jefe del equipo técnico, Jair Valera, quiere traer en marzo el mural cerámico que se instalará en una de las caras externas del auditorio

El arquitecto brasileño Oscar Niemeyer sigue acariciando la idea de acudir a Avilés cuando se inaugure el centro cultural de la ría, que él diseñó. Así lo aseguró ayer el jefe de su equipo de arquitectos, Jair Valera, que visitó las obras y mantuvo reuniones con los técnicos para concretar detalles de los trabajos. Según contó, Niemeyer, que ya cumplió 102 años, se está recuperando satisfactoriamente de dos operaciones a las que se sometió a finales del año pasado. «Sigue a tratamiento, pero ya acude a trabajar a su oficina», aseguró.

Uno de los aspectos que está pendiente de concretar es la contratación de algunos elementos de mobiliario al equipo de Niemeyer. Su hija, Ana María, es la que se ocupa de esos detalles y, según contó Valera, trabaja en algunos sofás y mostradores para el centro cultural avilesino. La firma Niemeyer la lleva también la enorme lámpara colgante que se instalará en el interior de la cúpula, y los plafones del edificio administrativo y del auditorio, que consisten en óculos abiertos en el falso techo a semejanza de claraboyas de luz artificial de cerca de dos metros de diámetro. Y en lo que se refiere al mural cerámico que se instalará en el exterior del auditorio, en la cara que da a la ciudad, Valera lo quiere traer ya con él en su próxima visita, aproximadamente dentro de un mes.

A Jair Valera se le hizo un poco cuesta arriba soportar las bajas temperaturas: en Brasil había estos días una sensación térmica de 50 grados, según aseguró. De la obra afirmó que la había visto muy bien, justo como pensaba: «Se está haciendo con mucho cuidado, el hormigonado es perfecto». Y aseguró que el equipamiento estará listo a finales de año: «La inauguración podrá ser a principios de 2011», aseguró.

El arquitecto aprovechó su visita para elegir distintos materiales necesarios para los acabados de obra. Las moquetas que irán en el interior fueron uno de los temas a tratar y así, aunque el color aún no está decidido, sí que se decantó por una moqueta mullida, de lazo largo, para el auditorio, con el objetivo de que sea más confortable y elegante, mientras que en el resto de edificios se elegirán moquetas de lazo corto. Valera visitó la obra «de arriba abajo» y opinó sobre el material de pavimento de la plaza, de los rodapiés con forma circular, de los falsos techos y de la carpintería. También consensuó con el equipo directivo temas generales de la obra.

El Centro Cultural Oscar Niemeyer, que construye el Principado, está ya en una fase muy avanzada. Junto a Valera visitaron las obras los otros dos arquitectos directores: Javier Blanco y Roberto Alonso. Blanco explicó que la torre, donde ya se descubrió el disco superior que la conforma, tiene que mantener las cimbras unos días más, y que se va a comenzar ya la tabiquería dentro de la torre. En cuanto al auditorio, los operarios tienen muy adelantada la segunda capa de la cubierta, y ya se está montando la estructura del equipo escénico. Respecto al parking -que costea la SEPI- sólo falta la cubierta del entorno de la torre. Y en el museo se está colocando el pladur y las instalaciones, mientras que el edificio administrativo ya está esperando por las cristaleras de cierre.

Tanto Valera como Blanco consideran que la plaza con capacidad para más de 10.000 personas es la gran protagonista del equipamiento. Aunque todavía el firme está 30 centímetros por debajo de la altura definitiva, ya se puede percibir la concepción de espacio ideada por Niemeyer. «La plaza tiene la escala muy humana, con los edificios situados alrededor», apuntó Javier Blanco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario