jueves, 4 de febrero de 2010

Carnavales 2010 Aviles


El Imperio del Caos ya se pasea por las calles avilesinas y avisan a todo el mundo de que el Carnaval pide camuflaje

Ya han descendido. Las tropas del Imperio del Caos ya están en Avilés -aquí al lado, en la foto que se reproduce a la derecha, está la prueba de los hechos-. Han descendido del platillo volante ese gigante que sobrevolaba el Centro Niemeyer y se han dado un garbeo por el centro. Han empapelado la ciudad con memorandos de esos que meten miedo y acongojan -suponemos que habrá algún afectado que haya sufrido las consecuencias del ultimátum, aunque, fijo fijo, no está comprobado-.

El texto pegado por las tropas del Imperio caótico dice cosas como estas: «¡Temblad por el destino que os aguarda si este nuestro ultimátum no es tomado en cuenta! Somos soldados siderales del Caos y enemigos ancestrales del orden. En vuestra mano está, terrícolas avilesinos, decantaos por un bando o por otro». Y después añaden: « Sólo vosotros tenéis la llave para que este diminuto trozo planetario al que llamáis Avilés sea destruido o sea bendecido por la armonía del Caos cósmico. Pensadlo bien, terrícolas, y no desafiéis a los poderes de la locura, la juerga y el desenfreno».

Las autoridades de la ciudad, por el momento, no han reaccionado, pero eso no causa ninguna sorpresa. Cuando se huela el aliento de la boca del Lobo entonces saltarán las alarmas. Avilés es así, señores.

Un comando de monstruos del Caos vigila la ciudad, el viernes que viene, el viernes día 12 es el último del ultimátum, lo dice muy claramente el comunicado de prensa -porque, serán todo lo caóticos que quieran, pero ahí están, con un gabinete de prensa y, además, de los eficaces, de esos que dan noticias, especie en extinción-: «Tenéis menos de una semana para salvaros y así salvar el Caos. Recordadlo, solo en vuestras manos está...»

Pues eso, C3PO, R2D2, la babosa esa animada y uno de los marcianos de «Mars Attacks» son los primeros. La fiesta comienza ya. Carnaval, carnaval, carnaval te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario