viernes, 6 de febrero de 2009

Los lobos de mar honran a su patrón milagrero

Cientos de luanquinos participaron en la procesión en homenaje al Cristo del Socorro y en la ofrenda a los marineros
La procesión del Santísimo Cristo del Socorro congregó ayer en Luanco a cientos de personas que recordaron el «milagro» de aquel 5 de febrero de 1776. Según cuenta la leyenda, el patrón de los luanquinos salvó de la muerte por ahogamiento a los tripulantes de veinte embarcaciones, quince de Luanco y cinco foráneas, que pudieron llegar al puerto en medio de una terrible galerna. Aquellos hechos marcaron para siempre a los vecinos, que cada año se echan a la calle para recordar a aquellos lobos de mar.

La mañana amaneció ayer con una temperatura agradable, nada que ver con aquella temible jornada del siglo XVIII. A las ocho de la mañana los vecinos se despertaron a ritmo de gaita y tambor. Luego, como cada año, tuvo lugar la procesión, que partió del Ayuntamiento gozoniego, a los sones de las bandas de música, hacia la iglesia de Santa María de Luanco, donde esperaba la imagen del Cristo del Socorro sostenida en hombros por cuatro hombres vestidos de marineros, de blanco y azul con pañuelo al cuello.

Una vez que la comitiva arribó al templo, se reanudó la procesión religiosa, que circuló por la calle de la Riba y el paseo de La Ribera para finalizar frente a la playa. Ante el arenal se celebró el momento de mayor recogimiento religioso, con la ofrenda del Cristo marinero, frente al mar y a pocos metros del lugar donde la leyenda dice que la imagen obró el milagro aquel 5 de febrero de 1776.

Ya por la tarde continuó la folixa. A eso de las siete, la charanga corverana «El Felechu», con Lucas Dorado -alias «Charlot»- a la cabeza, recorrió las calles de Luanco dando alegría y color a esta fiesta invernal. El pasacalles precedió al concierto lírico que tuvo lugar en el Museo Marítimo a cargo de la soprano Belén Genicio, que estuvo acompañada al piano por Mario Bernardo.

Como último acto de la jornada, la orquesta «Dominó» puso fin a un día en el que se recordó a los marineros que se salvaron gracias al «milagro» del Cristo del Socorro. El día de hoy, el Socorrín, se dedicará a los pescadores jubilados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario