martes, 10 de febrero de 2009

La minicocina, protagonista indiscutible Pincho número 13 Pisto especial Garnacha

El público tiene oportunidad de probar las propuestas del certamen
El II Campeonato de Asturias de pinchos y tapas se encuentra bien representado en Avilés. Los eventos gastronómicos que se desarrollan en torno a uno de los iconos de nuestra gastronomía, el pincho o la tapa, se multiplican. Hay concursos de pinchos y tapas a nivel local y regional en casi todas las zonas de España, pero hay otros que quieren erigirse como referentes nacionales e incluso internacionales, batallando por ser los mejores.

Para seguir el evento se ha vuelto a crear un gastromapa -«De pinchos y tapas por Asturias»- en el que se encuentra la situación de los establecimientos participantes en este campeonato, así como los pinchos y tapas que ofrecen y los horarios.

Entre todos los establecimientos participantes en el II Campeonato de Asturias de pinchos y tapas se otorgarán tres galardones: campeón de Asturias, subcampeón de Asturias y tercer clasificado de Asturias. La cocina es un arte que requiere imaginación, creatividad y vocación. Tres cualidades que tienen los hosteleros avilesinos que un año más se presentan a un certamen que, a pesar de su juventud, cada vez está más reconocido y valorado.

Los hosteleros saben que conseguir uno de los premios supone un reconocimiento al esfuerzo que han realizado para elaborar algo nuevo y diferente y que además sepa rico y esté bien. Además, es importante también para el reconocimiento del local. La sorpresa y la originalidad son dos de los factores que se encuentran en los pinchos presentados al concurso. Los hosteleros han realizado un auténtico despliegue de imaginación para poner sobre la barra auténticas joyas.

El pincho número 13 lleva como ingredientes patata, langostino, queso, rúcula, trufa y huevos de codorniz. Se ha buscado un plato combinado en pincho. Se fríe la patata; sobre ella se pone queso; sobre él, langostino a la plancha, huevo escalfado, hojas de rúcula con limón y trufa. El toque final lo pone la esencia de langostino.

El pisto especial no se parece en nada a la idea convencional de pisto que tiene la mayor parte de la gente. La base es un pan especial, como una especie de masa de pizza especiada, y la base, de pisto crujiente, puré de hongo y trufa y bacalao. Se termina con una vinagreta de pistachos y nueces tostadas. Va decorado con rúcula, que le da un magnífico tono verde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario