jueves, 5 de febrero de 2009

El desinflado por sorpresa de la cúpula del Niemeyer causa incertidumbre en la ciudad

La empresa constructora justifica el pliegue del globo para realizar ajustes y refuerzos, y anuncia que volverá a hincharlo la próxima semana

El desinflado, por sorpresa, de la membrana que conformará la cúpula del Museo del Centro Niemeyer causó incertidumbre en la ciudad. Apenas 72 horas después de que el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, cambiara su agenda para asistir al hinchado de la lona, el globo desapareció de nuevo como en un mal eclipse. Sin embargo, según la empresa constructora del equipamiento cultural, Sedes, se trata de una operación necesaria para realizar ajustes de tensiones y refuerzos, después de que el molde de PVC se sometiera al grado necesario de presión. Así lo explicó su gerente, Santiago Caicoya, minutos después de que la cúpula se borrara del mapa.

La previsión que ofreció la empresa constructora es que la próxima semana volverá a hincharse la lona, y esta vez ya será de manera definitiva. La manipulación de la membrana corre a cargo de los técnicos de la empresa Estructuras Domo, que tienen la exclusividad de esta técnica. Este sistema consiste en ajustar a una base de hormigón una cúpula de PVC que se despliega gracias a potentes bombas de aire situadas en el interior.

Una vez que la membrana esté abierta, se reforzará por el interior con una capa de poliuretano de alta densidad para que el caparazón quede rígido y con una capa fina de cemento para enganchar los anclajes. Seguidamente se colocarán armaduras de acero y se proyectará hormigón en sucesivas capas entre 3 y 4 centímetros. Por fuera, en este caso, la lona llevará un recubrimiento de pintura de resina, del mismo color blanco que el resto de edificios diseñados por Oscar Niemeyer. La lona hinchable que recubre el edificio quedará de ese modo de forma permanente en el edificio y facilitará su impermeabilidad.

La utilización del sistema Domo aplicado a un museo es una iniciativa pionera, ya que habitualmente se aplica en el ámbito industrial, bien para almacenamientos especiales (productos de alta y baja temperatura), graneles sólidos (cereales, azúcar, harinas), depósito de aguas o para usos industriales, como parques de carbón. En Asturias es la primera vez que se despliega una membrana de estas características, según los responsables del trabajo.

El sistema permite realizar diferentes formas constructivas, como esferas y semiesferas, cilindros de eje vertical, elipsoides, cilindros de eje horizontal, y puede asentarse directamente sobre los cimientos (como es el caso) o sobre otros elementos arquitectónicos. Las cúpulas Domo requieren un corto espacio de obra, que en este caso rondará los cuatro meses. El coste es más económico y permite interiores de grandes luces y aislados del exterior.

Además, según los responsables de Domo, garantiza una mayor durabilidad que cualquier estructura de hormigón armado y un mejor comportamiento ante posibles seísmos. También soporta cargas puntuales en el exterior superiores a estructuras con otra geometría. Un ejemplo que prueba su resistencia a los fenómenos atmosféricos es que el estadio Superdome de Nueva Orleáns, realizado con este tipo de construcción, hizo las veces de refugio ante las embestidas del huracán «Katrina». En España este sistema se empleó en ejemplos como la fábrica El Alto, de Cementos Portland, y la molienda de cemento de Cement Investment, en Tenerife.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario