martes, 3 de febrero de 2009

El Niemeyer revela ya su contorno con el hinchado de la lona que cubrirá la cúpula



Areces asegura que el Principado dará «muy pronto» una solución a los nuevos accesos de la ría

La hora del crepúsculo fue ayer, para Avilés, la del amanecer de la era Niemeyer. La enorme cúpula de lona de 18 metros de altura que delimita los contornos del edificio del museo del Centro Niemeyer se alza ya en la margen derecha de la ría, después de que las lluvias persistentes retrasaran el despliegue de la carpa hemisférica. El resultado final no brilló hasta que cayó la noche y la cúpula quedó iluminada desde el interior. La silueta de la ciudad tiene desde ayer una nueva curva.

La cubierta de lona servirá de encofrado para construir la cúpula de uno de los cuatro edificios que conformarán el Centro Niemeyer. El sistema constructivo empleado es pionero en Asturias y también es la primera vez que se utiliza en un edificio de estas características, ya que hasta ahora sólo se había empleado para silos y depósitos de agua. El inflado de la cúpula de PVC citó en la parcela del Niemeyer al presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, y a los miembros del patronato de la Fundación, que se habían reunido por la mañana. Álvarez Areces calificó de «emblemático» el día de ayer por lo que supone para el avance de las obras del centro cultural de la ría.

Con los edificios ya alzándose, la gran incógnita pendiente es la de los accesos. Álvarez Areces afirmó que se está trabajando: «Muy pronto podremos dar respuestas positivas». De la ronda norte, un proyecto que quedó en suspenso por la negativa de Castrillón al trazado propuesto por el Principado, indicó que se están considerando distintas alternativas, aunque fue muy cauteloso: «Creo que dentro de no mucho tiempo daremos una respuesta, hemos tenido varios trabajos y vamos a dar una solución».

También en relación a los accesos, pero a los peatonales, la alcaldesa, Pilar Varela, informó de que el Ayuntamiento piensa en instalar pasarelas que comuniquen desde el casco urbano hasta la parcela del centro cultural, para salvar las barreras actuales: la ría, las vías y la arteria del puerto. Según fuentes próximas al Gobierno, la idea es que una de esas pasarelas de acceso parta de la plaza de Santiago López.

Debajo de los edificios se construirá un aparcamiento con una capacidad aproximada para 300 vehículos. El Principado calcula que en tres meses estará listo el proyecto, que no más tarde de primavera deberá empezar a construir la empresa Sedes. El objetivo es que estos trabajos concluyan de forma pareja a los del Centro Niemeyer. «El aparcamiento era una petición del Ayuntamiento que realizaremos, de acuerdo con Infoinvest; hemos acogido la idea de forma positiva y con ilusión», dijo el presidente.

La comitiva presidida por Álvarez Areces asistió al inflado de la cúpula que ejecutó Sedes, que también suscitó el interés de los propios trabajadores, que inmortalizaron con sus cámaras el momento. Dos potentes bombas de aire situadas en el interior desplegaron en poco más de una hora la membrana de PVC que será la «piel» del museo: lo impermeabilizará exteriormente y quedará recubierta por la capa final de pintura de resina que rematará todos los edificios. Según explicó el gerente de Sedes, Santiago Caicoya, desde el interior de la membrana se proyectará primero una capa de poliuretano de alta densidad para que el caparazón quede rígido, y otra capa fina de cemento para colocar los anclajes. El siguiente paso será colocar el armazón, y finalmente se proyectará el hormigón. Es decir, la lona hace las veces de molde colocado boca abajo, y desde el interior se irán instalando los materiales. En total, serán unos cuatro meses de trabajo.

El próximo edificio que quedará definido sobre la parcela es el administrativo, mientras que el auditorio es el que obliga a un proceso constructivo más complejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario