lunes, 23 de agosto de 2010

Los visitantes que se dejan caer por el enclave gozoniego destacan la espectacularidad de sus acantilados

«Impresionante, precioso e inolvidable». Así califica la mayoría de turistas al entorno del cabo Peñas y en especial sus acantilados, una de las estampas más difundidas del Principado. Cada verano miles de visitantes consideran ineludible el darse un garbeo por el punto más septentrional del litoral asturiano, actividad que suelen complementar con una visita a lugares como Cudillero, Avilés, Luanco, Candás, Gijón u Oviedo. Para ello, recurren a internet o a las oficinas de turismo con el objeto de obtener toda la información posible y de planificar sus excursiones. El resultado, en líneas generales, suele ser siempre satisfactorio.

El madrileño José Timor es uno de estos turistas. «Es la primera vez que estoy en el cabo Peñas. Me parece un lugar inolvidable, sus acantilados son preciosos», enfatiza Timor. De igual opinión es el cartagenero Juan Maroto, el cual advierte de que en su tierra «no existen acantilados como los que se pueden contemplar aquí». «Es un sitio muy bonito, es la primera vez que lo visito. Llevamos dos semanas de vacaciones en Asturias y cabe señalar que hemos tenido mucha suerte con el tiempo», asegura este viajero oriundo de Cartagena.

Sandra Melús y Javier Cascales, una pareja barcelonesa, recibieron su «bautizo» en cabo Peñas el pasado viernes. «Es sin duda un lugar impresionante. Sus vistas son preciosas. Nos hablaron de este lugar en la oficina de turismo de Oviedo y no dudamos ni un segundo en venir», recalcan. Los puntos de información turística suelen ser el lugar al que acuden los visitantes para ponerse al tanto de qué lugares merece la pena ver. Sin embargo, cabe decir que una gran mayoría recurre previamente a la red de redes. «Lo hemos visto en internet y también en los planos de la oficina de turismo. Nos dirigíamos hacia Oviedo y decidimos parar», matiza Timor.

Otros en cambio, como es el caso del también madrileño Raúl Borrallo y de su pareja, Eva Fernández, recurren a otras fuentes de información. «He estado aquí ocho veces ya. Se trata de una visita obligada. Conozco este lugar desde pequeño, mi abuelo era asturiano y la familia siempre nos habló muy bien del cabo», comenta. Por su parte, Juan Maroto contó con el asesoramiento de un establecimiento de turismo rural. «Estamos alojados en una casa de aldea y su propietaria nos puso al corriente de todo», precisa. Alfonso Abad, Fermina Velasco y Naomi Abad son una familia burgalesa que había visitado con anterioridad el litoral del Oriente asturiano y que este fin de semana optó por dejarse caer por el conocido enclave gozoniego. «Nos ha encantado el centro de interpretación del medio marino, sobre todo la sala donde se simula una galerna. Además el precio de su entrada es muy asequible», comentan. Al igual que sucede con los Abad son muchos los que elogian al centro sito en el faro, sin embargo, otros van más allá y proponen alguna que otra mejora. «Sería ideal que instalasen algunos asientos para disfrutar más de las proyecciones», subraya Timor. «Habría sido genial poder visitar el interior del faro», sentencia la catalana Sandra Melús.

«En mi tierra no existen acantilados como los que se pueden contemplar aquí»



Cartagena

«He estado aquí ocho veces ya, se trata de una visita obligada en Asturias»



Madrid

«Es sin duda un lugar impresionante y sus vistas son preciosas, merece la pena venir»



Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario