domingo, 1 de noviembre de 2009

La mina de Arnao llama al turismo

El proyecto de rehabilitación del conjunto histórico industrial de Castrillón arranca con un presupuesto total de cinco millones de euros para unas obras que concluirán en 2011

La recuperación con fines turísticos del conjunto histórico, industrial y minero de Arnao está ya en marcha. La adjudicación el pasado viernes de la primera fase de las obras de rehabilitación de la zona por un importe de 2,6 millones de pesetas supone la puesta en marcha de un proyecto que los castrillonenses llevaban años demandando y que ha hecho correr ríos de tinta en las corporaciones municipales de las últimas décadas. Todo empezó en abril de 2006, cuando la Consejería de Cultura del Principado incoó el expediente para la inclusión en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias del conjunto histórico industrial de Arnao. Fue el primer paso para reabrir, 94 años después del cese de la actividad extractiva, la histórica mina castrillonense.

El gobierno local (IU-PSOE) redactó hace algo más de un año el proyecto de desarrollo sostenible para la recuperación del patrimonio histórico e industrial del entorno litoral de Castrillón (Licast). El proyecto fue incluido por la Unión Europea en los fondos «Feder», que lo dotó con una subvención de 3,5 millones de euros, el 70 por ciento del coste total, ya que la convocatoria exige al Ayuntamiento aportar el 30 por ciento restante de los cinco millones de euros que cuestan la ejecución del proyecto, que tendrán que estar gastados antes de que finalice el año 2011.

La unión temporal de empresas (UTE) formada por Tratamientos Asfálticos, S. A. y M. C. Conservación y Restauración, S. L. redactará el proyecto básico durante este mes. En él se recogerán cuatro actuaciones: la recuperación del castillete de la mina de Arnao, la recuperación de parte de las galerías y de las labores mineras existentes hasta la cota playa, la urbanización de todo el entorno del pozo minero y la recuperación del antiguo casino para su uso como centro expositivo y de interpretación. Asimismo, se incluirá la construcción, con planos encontrados, de un malacate, la máquina a manera de cabrestante que se usaba en muchas minas con galerías submarinas para sacar el mineral y el agua achicada.

El estado de la mina de Arnao, cerrada por la Real Compañía Asturiana de Minas en 1915, fue revisado hace unos meses por técnicos de la empresa Sadim, del grupo Hunosa. El trabajo de campo permitió la rotura del tapón que bloqueaba la caña del pozo y la retirada de escombros, lo que dejó expedito el acceso a las galerías superiores de la mina. La ejecución de las obras adjudicadas el viernes permitirá las visitas turísticas, según el concejal de Hacienda y Patrimonio de Castrillón, Ramón Martínez Campo.

El 30 de abril de 1834 el banquero belga Nicolás Maximiliano Lescinne y los españoles José Ferrer y Felipe Riera firmaron los acuerdos para constituir la Real Compañía Asturiana de Minas (RCAM). Hasta 1849 la sociedad no tuvo grandes resultados económicos, ya que la mayor parte de la producción de carbón se destinaba a consumo doméstico, pues en aquellos años no existía tradición de consumo industrial. Eso cambió en mayo de 1851, cuando el también belga Luis Hauzeur presentó un estudio sobre la necesidad de instalar una fundición de cinc en Arnao, germen de la actual Asturiana de Zinc. Las dificultades en la mina de carbón de Arnao comenzaron en 1903 debido a las primeras filtraciones de agua de mar, un problema que ya no cesaría en años sucesivos. En 1915, cuando los trabajos de explotación minera se realizaban ya a quinientos metros de la costa, una vía de agua inundó toda la mina, que tuvo que ser abandonada.

El pozo de la mina

El de Arnao fue el primer pozo vertical de Asturias, con la particularidad de ser, además, una mina subterránea. El castillete de madera presenta la curiosidad de estar laminado con cinc. En la mina de Arnao, allá por 1867, se trabajaba con maquinaria de vapor: cabrestantes y bombas de achique.

Las galerías al nivel del mar

Un equipo de mineros del la empresa Sadim, del grupo Hunosa, fue el encargado de abrir hace unos meses el tapón que bloqueaba la caña del pozo desde que se cerrara definitivamente la mina en el año 1915.

De casino a museo

La Corporación castrillonense ha iniciado los trámites para llevar a cabo la expropiación forzosa del antiguo casino de Arnao, en manos privadas, para convertirlo en centro de interpretación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario