martes, 27 de enero de 2009

Sin abrigo ante el vendaval



El paso del ciclón que tuvo lugar durante la madrugada del sábado volvió a poner de manifiesto el principal problema que padece el puerto deportivo de La Arena. Los vientos de componente suroeste provocaron el hundimiento de cinco embarcaciones, de las cuales una aún no ha podido ser reflotada. Asimismo, la fuerza del mar ha arrastrado troncos de gran envergadura que pusieron en peligro la integridad de las lanchas amarradas.

Los miembros del club náutico Puerto Norte revivieron fantasmas del pasado durante la jornada del sábado. En los últimos tres años ya son diez las embarcaciones hundidas a raíz de los temporales, lo que sitúa al muelle deportivo de La Arena en una situación similar a la vivida por Luanco durante años. Según los usuarios de los pantalanes, la pantalla que protege la zona de amarre por el sur es insuficiente contra este tipo de fenómenos meteorológicos. El Principado se ha comprometido a ampliarla unos veinte metros por el este, pero esta medida sería meramente provisional hasta la ejecución de las obras del nuevo puerto previstas en un principio para el 2010. «Sabemos que estas cosas requieren su tiempo y hasta el momento todo lo que solicitamos nos fue concedido, pero esta situación es insufrible. Si el viento sopla del sur no hay nada que hacer, tan sólo temerse lo peor», comenta José Carlos Álvarez, presidente del club Puerto Norte.

Por otra parte, varios operarios del servicio de puertos del Principado se vieron obligados ayer a sacar de las aguas un árbol de grandes dimensiones que permanecía a la deriva a merced de los movimientos de las mareas. El tronco, de varias toneladas, había sido arrastrado por el Nalón hasta la playa fluvial de La Llama

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario