miércoles, 9 de diciembre de 2009

Aviles se apunta al turismo funerario

El Ayuntamiento gastará 600.000 euros para convertir la casa del cura, en La Carriona, en un aula de interpretación del cementerio

El Ayuntamiento de Avilés se propone hacer realidad durante 2010 la vieja idea de convertir el cementerio del concejo en un aliciente turístico. A semejanza de París, Estambul o Praga, ciudades con afamados camposantos, el propósito de los responsables municipales es -salvando las distancias con los ejemplos mencionados- ofrecer al visitante semblanzas de las personalidades que están enterradas en Avilés, así como paseos guiados que permitan admirar la monumentalidad de la arquitectura funeraria que caracteriza al cementerio de La Carriona. La inversión estimada para este proyecto supera los 600.000 euros y la previsión es ponerse manos a la obra en los primeros meses de 2010. Para ello será preciso rehabilitar la casa del cura, un inmueble propiedad del Ayuntamiento que se levanta en el perímetro del cementerio y que se halla en muy mal estado de conservación.

«La idea es vieja, pero no se había podido ejecutar hasta ahora por falta de dinero», explica el concejal de Cultura, Román Antonio Álvarez. Las mayores posibilidades inversoras del Ayuntamiento para 2010 gracias a la conjunción del plan A, el plan E, los fondos propios y el dinero del canon del agua han reavivado el interés por el proyecto, aún pendiente, no obstante, de encaje presupuestario.

«Los cementerios dicen mucho de la vida y de la espiritualidad de los pueblos a los que dan servicio. Dejando de lado consideraciones morbosas que no vienen al caso, el camposanto de Avilés reúne condiciones para suscitar interés turístico, tanto por su calidad arquitectónica como por los personajes que descansan en él», asegura el edil de Cultura.

Román Antonio Álvarez adelanta que la intención es utilizar la casa del cura como centro de recepción de visitantes y punto de partida de rutas que recorrerían el cementerio con paradas en los puntos de mayor interés. Asimismo, mediante cartelería y folletos explicativos se lograría transmitir a los visitantes una noción de quiénes son las personalidades cuyos restos reposan en La Carriona. «La idea no es tan ambiciosa como para hablar de la construcción de un museo, pero sin duda servirá para aumentar los atractivos de Avilés de cara al turismo», señaló el responsable municipal de Cultura.

Algunas de las lápidas y panteones más célebres que justifican el interés de la idea corresponden a los marqueses de Teverga -Julián García San Miguel, segundo marqués de Teverga, fue el artífice de la llegada a la ciudad del ferrocarril, del puerto comercial de Avilés y de la construcción de la iglesia de Sabugo-, Marcos del Torniello, uno de los primeros escritores en lengua asturiana de la historia; Armando Palacio Valdés, el autor que inmortalizó Avilés, aunque con el sobrenombre de Nieva, en su novela «Marta y María», o Ana de Valle, la poetisa que destacó en la lucha por el reconocimiento de los derechos y la emancipación de la mujer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario